FIESTAS PATRONALES 2022

34

Por Hugo Caruso

“El gran reto de nuestro mundo es la globalización de la solidaridad.
No pensemos sólo en los pobres como los destinatarios de una buena
obra de voluntariado para hacer una vez a la semana, y menos aún

de gestos improvisados de buena voluntad
para tranquilizar la conciencia”
(Papa Francisco en la I Jornada Mundial de los Pobres)

En estas fechas que celebramos a nuestra Patrona la Virgen de la Asunción y durante nuestras Fiestas Patronales; que mejor que reflexionar acerca del ser humano, de la importancia de vivir dignamente ejerciendo el derecho a la salud, el trabajo, un techo, la educación y la cultura; que las necesidades básicas satisfechas sean de un objetivo constante a lograr.

¡Tantas veces hemos hablado de la Importancia Humana de la Solidaridad…! Porque esta palabra contiene las soluciones que necesita el mundo. Los actos solidarios son aquellos que permiten tender manos a quienes lo necesitan. Es importante, además, que aquellos que reciben esta ayuda humana y amorosa también la ejerzan para poder globalizarla como ha dicho el Papa Francisco. Hoy podemos verlo en cada rincón de nuestra Patria donde a través de cooperativas, comedores y espacios de encuentros humanitarios se practican la solidaridad de forma calurosa.

En nuestra querida ciudad de Avellaneda al conmemorar las Fiestas Patronales, con nuestra Fe en la Virgen que nos guía al bien común, debemos convertirnos en hacedores y referentes en este mundo que va mutando y, está demostrando que necesita la guía de Dios y las enseñanzas de la iglesia.  Es importante conversar con la juventud y tratar de comprender los nuevos hábitos que trasforman al mundo. Son estos nuevos modelos donde la globalización y las tecnologías imponen una inmediatez en las comunicaciones, tratemos de replicar la doctrina de la iglesia para que los hombres y mujeres del mundo, nos miremos de forma hermanada y que la solidaridad sea una práctica natural que nazca del corazón. La Virgen de la Asunción es nuestra eterna guía, es necesario acompañarla en su misión misericordiosa; y para ello debemos dar el ejemplo.