La historia de amor más puro en el Mundial de Qatar

148

Uno de los momentos más emocionantes de las Copas mundiales de fútbol, es cuando los jugadores salen a la cancha de la mano de niños escoltas cuyas edades oscilan de 6 a 11 años. Es cuando comienza la verdadera emoción del Mundial, precediendo al Himno Nacional. Las cámaras atrapan esas caritas conmocionadas, cuya traducción sería «estoycumpliendounsueño». ¡Y ya no hay traducción posible cuando la mano que aferra es la de Messi!

Esta es la historia de Murtaza, el niño afgano que soñaba con conocer a Messi:

Sueño hecho realidad

¿Quién dispuso la práctica de los niños escoltas?

Esta iniciativa fue proyectada por la FIFA y UNICEF y se puso en práctica en el Mundial de Corea-Japón 2002 en el marco del proyecto «Say yes for children» («Di si por los niños»), cuyo propósito es mejorar y proteger la calidad de vida de los infantes de todo el mundo, demostrando que el fútbol marca una diferencia importante en sus vidas, así como también llevar a los protagonistas de la mano de la inocencia que representa de la mejor manera el Fair Play (Juego Limpio).

En el Mundial de Qatar se están cumpliendo 20 años desde que los jugadores salen al terreno de juego acompañados de niños que van vestidos con la camiseta del respectivo equipo, pero con la leyenda de la organización mundial.

¡Estas caritas lo dicen todo!

También la empresa Arcos Dorados envió al Mundial de 2018 en Rusia, alrededor de 1500 niños de todo el mundo para que vivieran esta experiencia única de salir a la cancha durante todos los encuentros disputados en la competencia, entre ellos, dos niños argentinos. McDonald’s lleva a cabo este programa desde el mundial de 2002, y ya permitió que más de 10.000 niños de todo el planeta puedan guardar un recuerdo único junto a sus ídolos y sus familias.

Y no solamente le ha tocado a los niños, pues en el 2016 el club sueco AIK Solna, quiso dar el mensaje de que este famoso deporte era para todas las edades y decidió entrar a la cancha acompañado de varias personas de la tercera edad.

A diferencia del protocolo que se viene siguiendo en el deporte más popular del planeta, en el que los jugadores entran al campo acompañados de niños, el AIK lo hizo con seguidores de un poco más de edad. Y en lugar de la mano,  debieron apoyar sus brazos en los de los jugadores.

No se si se repetirá la experiencia de hacer cumplir los sueños a los ancianos. Yo, por las dudas, ya me estoy anotando (con bastón y todo) y perdón Messi, pero mi sueño es acompañar a Di María, porque ya que estamos, soñemos en grande!

marta portilla/diario La Calle