6 consejos para superar un divorcio

6 consejos para superar un divorcio

Para toda persona el matrimonio es el paso hacia el nacimiento de una nueva familia y con ella, nuevos sueños, ilusiones y metas. Por tanto, cuando llega el divorcio para darle fin, viene  otra etapa llena de decepción e infelicidad que se debe aprender a superar para salir adelante.

Pero, superar un divorcio no es igual para todas las parejas. Así y mientras algunas entienden que es lo mejor para sí mismas y para su futuro, otras añoran lo vivido y necesitan más tiempo para aceptar esta decisión. En este sentido, los expertos aseguran que existen 6 consejos para superar un divorcio que cualquier persona en esta situación debería intentar en el proceso de sanación.

Perdonar: Aunque un divorcio resulte en el mejor de los términos y sea llevado el mejor abogado especialista en divorcios, siempre quedarán resentimientos internos o hacia la otra persona, porque la meta en común no se cumplió.

Al perdonar reconocemos las fallas de ambas partes y poco a poco empezamos a entender porqué todo terminó en separación, siendo este el primer paso para entender que no era la vida que nos convenía.

El perdón no es un camino fácil, pero debemos ser fuertes en su recorrido para llegar a él.

Evitar las asociaciones: las asociaciones se adueñan de nuestra mente y es ahí cuando nos empeñamos una y otra vez en recordar los momentos que consideramos fueron felices durante la relación. Sin embargo, debemos entender que un matrimonio siempre es de dos y solo basta que uno de los dos no quiera estar para que las cosas se acaben.

Apegarnos a esos recuerdos y exagerar su importancia, ignorando los momentos menos felices, solo nos hundirá en un ciclo en el cual nos sentimos incapaces de entender porqué todo terminó en divorcio.

Aislamiento: Después de un divorcio es normal querer estar solo, ocultar el dolor, las preguntas incómodas y el rechazo al que nos sentimos susceptibles. Aunque es necesario tomarse un tiempo después de enfrentar una decisión tan dura con esta, debemos ser fuertes para no confundir nuestro duelo con el aislamiento, ya que mientras más tiempo nos mantengamos alejados de nuestros entornos de socialización más difícil será volver a interactuar con alguna persona.

El fin de una relación no es motivo de vergüenza y buscar apoyo en nuestros seres queridos y quienes confiamos tampoco tampoco lo es.

Entender el presente: el fin de un matrimonio implica, sin duda una nueva vida, en la que hay nuevas responsabilidades, nuevas rutinas, nuevos espacios y sí es difícil comenzar tantas cosas que ya se creían resultas con otra persona. Pero, vivir en el pasado simplemente no nos dejará tomar impulso para vivir nuestra vida, esa que nadie puede vivir por nosotros.

Elimina las cosas que te recuerden a tu pareja: si una relación finaliza en divorcio, las ganas de estar y las cosas negativas definitivamente se antepusieron a todo lo demás. Así que por mucho respeto que haya quedado, deshazte de las fotos, ropa, regalos o cualquier cosa que te recuerde a tu ex; recordarle todos los días no te facilitará el camino a dejar atrás el dolor y recuperar tu paz mental.

Autocuidado: a lo largo de la vida, nadie nos cuidará como nosotros mismos. Y aunque el divorcio sea una situación difícil y dolorosa debemos conseguir la entereza para salir adelante, para alejarnos del dolor, sobre todo si en esa etapa hay hijos de por medio, que pase lo que pasé necesitarán a sus padres para ayudarles a entender este cambio de vida y sobre todo para darles un ejemplo de superación.

El divorcio es una de las situaciones más difíciles en la vida de una persona y aunque dolorosa, es la mejor forma de poner fin a una relación que roba más de lo que da.

 

 

.