Ha trascendido…

… que un politólogo que buceó en la actuación de algunos dirigentes que «quedaron afuera» de un banca, sostenía que la gente es extremadamente observadora y evalúa de acuerdo a lo que dejaron cada uno de los que, de ahora en más, no tendrán una banca y no dejan de insistir en hacer un real autoanálisis de su real desempeño, muchas veces empañado por actuar sólo para el escenario.

… que se hace más que necesario que los que fueron promovidos para ocupar una banca, tomen conciencia que no basta con «cacarear» en el recinto en las sesiones, sino que después deben exigir el cumplimiento de lo aprobado y no dormirse en la tranquera, lo que se considera que fue sólo una actuación para la tribuna, ¿Tienen el coraje civil para hacer cumplir una ordenanza aprobada por el cuerpo? ¡Ojo al piojo! que la gente no come vidrio y le molesta el contubernio.

… que sin dudas queda mucha tela para cortar y hacer política es cumplir con la gente que los proyectó a un banca y no hacer campaña teatral. Hace falta devolverle a la sociedad con actos reales, el voto de confianza que le dieron. Las ambiciones personales no pueden estar sobre las obligaciones sociales.