Aguad lo desmintió. Ahora Macri confirmó la privatización de Arsat

Aguad lo desmintió. Ahora Macri confirmó la privatización de Arsat

Aunque «no le queda tan claro» que la venta del Arsat requiera autorización del Congreso, el Presidente confirmó que se firmó un acuerdo con una empresa estadounidense.

En el día de ayer distintos funcionarios del Gobierno negaban enfáticamente el acuerdo para vender Arsat. Es así que el jefe de Gabinete, Marcos Peña desmintió la versión y sostuvo que “siguen mintiendo como oposición. Es “otra mentira” del kirchnerismo”. 

Del mismo modo, el ministro de Defensa Oscar Aguad sostuvo que el rumor de la privatización está relacionado a la campaña electoral y destacó que “es más público que nunca”, y relacionó al hecho con la campaña electoral.

Hoy, Mauricio Macri  dijo en una entrevista que concedió a Radio Seis de Bariloche,  que, al asumir la Presidencia, el gobierno nacional encontró «serios problemas de comercialización» para los dos primeros satélites de la serie y aseguró que el acuerdo con la firma estadounidense Hughes para construir el satélite Arsat 3 permitirá «potenciar la capacidad tecnológica del país y en particular de la empresa Invap». «Buscamos un socio estratégico», señaló.

Cabe recordar que el Gobierno privatizará de manera ilegal la mayor parte de Arsat en beneficio de la empresa estadounidense Hughes, de acuerdo con lo que reveló el último domingo un informe de C5N. También se le cambiará el nombre a la compañía por Newco y cederá el espacio orbital que le corresponde al país.
La carta de intención que reveló el canal se firmó el 29 de junio por Rodrigo De Loredo, director de Arsat y yerno de Oscar Aguad (extitular de Comunicaciones y actual ministro de Defensa), con la empresa Hughes. De este modo, la norteamericana se quedaría con al menos el 51% del Arsat 3. Pero la venta es ilegal porque va en contra de la ley 27.208 de Desarrollo de la Industria Satelital aprobada en 2015.

En su artículo 8, la legislación establece que no se pueden ceder los derechos del nuevo satélite y que, de operar modificaciones en el esquema propuesto por el kirchnerismo, deben ser aprobados por el Congreso, según el artículo 10.

Mientras que para la producción de los anteriores ARSAT se usó al menos un 30% de elaboración argentina, para el nuevo satélite se comprará tecnología a Estados Unidos, donde también se arbitrará en caso de litigio, como en el caso de los fondos buitre. La firma beneficiada por la compra de herramental, según dicta la carta de intención firmada hace dos semanas, es la norteamericana Thales Alenia Space, según indicó el informe.