Cayó la banda del «Narcovivero»

Tras un trabajo de investigación que duró más de un año, se logró desbaratar una banda narco integrada por barrabravas, varias personas de origen paraguayo y un preso que lideraba la organización desde la cárcel. Hubo operativos en la Ciudad de Buenos Aires, en el conurbano y en la provincia de Misiones. Este grupo no sólo traía la droga de Paraguay, sino que también producían marihuana de alta calidad en dos quintas que alquilaban.

Se secuestraron cientos de plantas de cannabis en los viveros que habían armado en las quintas, 85 kilos de marihuana en panes y casi 20 kilos de cocaína.

El cabecilla de la organización operaba desde una cárcel en la localidad de Candelaria en Misiones. Condenado anteriormente por narcotráfico y conocido en el ambiente del hampa como «Guaycurú», este delincuente no se rindió por estar tras las rejas, sino que se las arregló para continuar su actividad de traficante. Afuera contaba con una banda que le respondía y lo seguía reconociendo como su jefe. Instalados en esa provincia, los hombres y mujeres de «Guaycurú» traían marihuana en panes desde Paraguay y luego la trasladaban a la Ciudad de Buenos Aires.

En Capital, la banda tenía su centro de operaciones en Villa Crespo, donde un grupo de barrabravas identificados con el club Atlanta, manejaban alrededor de 15 puntos de venta. También tenían otras bocas de expendió en Caballito y Versalles.

En uno de los allanamientos en un lujoso piso sobre la calle A. Figueroa en el barrio de Caballito, se encontraron alrededor de 30 kilos de flores de marihuana, conocidos también como cogollos, y que es la variedad más cara y deseada por los consumidores.

Otro procedimiento fue en un conventillo del barrio de Villa Crespo, donde se detuvo a una pareja que también formaba parte de la banda. Se hacían llamar “La Gorda” y “El León”. El conventillo, una extensa propiedad sobre la calle Thames, pertenecía a la madre de “La Gorda”, una mujer apodada “La Manca” porque le falta la mano derecha. Según se rumoreaba en el barrio, la mano se la cortaron en la cárcel como castigo por sus antecedentes de ladrona. Allí se secuestró cocaína y 29 teléfonos celulares que usaban para el trabajo de distribución y venta.

Además se encontraron cerca de 20 kilos de marihuana en la calle Ruiz de los Llanos en el barrio de Versalles. La droga estaba compactada en ladrillos, y el ocupante de la vivienda intentó arrojarla por la ventana cuando llegó la policía.

De manera simultánea se realizaron allanamientos en dos quintas que la banda alquilaba en Moreno y Escobar. Allí se dedicaban al cultivo y el secado de marihuana de diferentes variedades, algunas de ellas transgénicas. Todas las plantas se cultivaban en la modalidad «indoor», con equipos muy sofisticados de luces y ventilación. Además se encontró gran material bibliográfico de botánica enfocado para el cuidado de este tipo de especies vegetales. En la quinta de Escobar, la marihuana se cultivaba en un establo, mientras que en Moreno las plantas se distribuían en tres habitaciones.

Los investigadores creen que las semillas que se usaban para producir estas plantas son enviadas desde España, y que se compran en la «Deep Web» mediante el pago con Bitcoins.

En total hay nueve detenidos, dos de los cuales fueron aprehendidos en Misiones y trasladados a Capital, que quedaron a disposición del Juzgado Federal N° 11, a cargo del Dr Claudio Bonadío. Los allanamientos fueron realizados por la División de Delitos Complejos de la Policía de la Ciudad.