¿Dónde comer bien en Avellaneda?

La ciudad de Avellaneda, capital del partido homónimo de la provincia de Buenos Aires, está cargada de historia. Es que se fundó casi a la par de Buenos Aires y sus raíces están teñidas por la inmigración y sobre todo por la cultura del trabajo. Los porteños saben bien que los avellanedenses son “industriales”, pero muchos desconocen que existen más de 100 restaurantes en la zona, con más de 30 que entregan a domicilio.

Quizás estos son los pilares fundamentales de la gastronomía de la ciudad, teñida por miles de recetas traídas de cuestas por inmigrantes de todas partes del mundo, pero sobre todo españoles, italianos e irlandeses. Es que a principios de siglo XX el país vivió una ola migratoria muy fuerte, causada por los conflictos bélicos y la falta de trabajo en Europa.

Además, uno de los emprendimientos característicos de Avellaneda era el frigorífico “La Negra”, que abastecía a los jóvenes restaurantes de aquella época de carne fresca. Pero al ser una zona de bajos recursos, los cortes que predominaban en los platos de los establecimientos gastronómicos estaban basados en los cortes más baratos, como el puchero, queso de pata, entre otros.

En la actualidad, muchos de esos pequeños establecimientos persisten al paso del tiempo como modernas parrillas familiares, o centenarios restaurantes de cálido ambiente y mucha historia. Los invitamos a recorrer algunos de los mejores lugares para comer en la ciudad:

  • IlBersagliere: un lugar ideal para disfrutar de una ocasión especial, es que es un restaurante con mucho espíritu, donde llevar a una persona que busquemos agasajar. Tiene claros rasgos italianos, en una comida fusión que supo adaptarse muy bien a nuestro país. El local está ubicado en Av. Hipólito Yrigoyen 2017, Piñeyro, Avellaneda.
  • Parrilla El Tano: una de las más emblemáticas de la ciudad, pero también de la zona. De excelente ambiente familiar, acompañado de muy buena atención y muy buena carne. Platos muy abundantes, ideales para aquellos de buen apetito. Está ubicada en Av.Güemes 567, Avellaneda.
  • El viejo cañón: nació en la época de oro del tango y mantiene mucha de esa esencia. Con mucha historia y un menú con opciones de la zona, nacidos en el corazón de Avellaneda. Entre los platos más distinguidos están el matambrito, bondiola, colita de lomo, babybeef y bife de chorizo, entre muchos otros. Además sirven una gran cantidad de platos de pescado, incluyendo abadejo en crosta de papas y puerro sobre espinacas y champignones al ajillo; salmón blanco con mostaza y sésamo sobre rúcula, tomates cherry y aceitunas. Está ubicado en Av. Hipólito Yrigoyen 996, Avellaneda.
  • La Placita: uno de los clásicos de Avellaneda, especializado en mariscos y pizzas. Cuenta además con una gran selección de cervezas, ideal para maridar sus excelentes platos. Es uno de los establecimientos gastronómicos más emblemáticos de la zona y sus deliciosos platos son un gran testimonio de su historia. Ideal para visitar en familia o con amigos. Está ubicado en Giribone 997, Piñeyro, Avellaneda.