Dos chicos de 16 años inventaron un dispositivo para medir el distanciamiento social

Son mellizos, hicieron cursos de robótica y programación durante la pandemia y desarrollaron un sistema para utilizar en oficinas, centros de salud, comercios o lugares públicos.

Joaquín y Juan Ignacio Madeira, mellizos, de 16 años, crearon el Sistema de Distancia Social, un dispositivo electrónico para ayudar a mantener el distanciamiento entre las personas en lugares públicos cerrados.



En medio de distintos desarrollos que empezaron a diseñar durante la cuarentena, los hermanos se pusieron a comercializar un sencillo instrumento que determina el cumplimiento o no de las medidas de alejamiento recomendado para las personas.

«Mientras hacíamos uno de los cursos de robótica en el que nos inscribimos, pensábamos en cuál era la manera más simple y efectiva de evitar que se amontone la gente en comercios, como supermercados o farmacias», relata Juan Ignacio. Y completa Joaquín: «Se nos ocurrió que con dos sensores bien direccionados y un circuito electrónico no demasiado complejo podíamos resolver un reclamo que veíamos que se empezaba a repetir. Nos parece que puede ser muy útil ahora, pero también pensando a futuro, cuando se sigan abriendo, por ejemplo, oficinas públicas a las que entra mucha gente».

El dispositivo cuenta con una pantalla acrílica grabada en laser que cambia de verde a rojo cuando se produce el acercamiento menor a dos metros de una persona y de esa manera alerta para que se modifique el comportamiento.

Los Madeira, que son alumnos de cuarto año del Instituto Sacratísimo Corazón de Jesús, de Villa Luro, en la Ciudad de Buenos Aires, ya tienen decidido que cuando finalicen el secundario estudiarán Ingeniería Electrónica e Ingeniería en Sistemas para seguir desarrollando sus intereses tecnológicos.