Dos cuadras de cola por un plato de comida

«Ojalá algún día tenga que cerrar el comedor» se ilusiona Norma Rolón, quien dirige el meredendero Manitos Bondadosas, de la localidad de Moreno, y que todos los días brinda más de 400 viandas de comida para los vecinos de uno de los tantos barrios vulnerados del conurbano profundo.

«Muchos chicos vienen a buscar una merienda y capaz es la única comida que tienen en el día», sostiene Norma mientras prepara las viandas junto con un grupo de madres solidarias.
El barrio La Perla es un complejo habitacional que entregó Néstor Kirchner a familias carenciadas del municipio de Moreno, una de las zonas más desiguales del país, ya que a pocos metros de pibes descalzos, calles embarradas y la triste foto de la pobreza urbana más cruda, se encuentran voluptuosos countrys y barrios cerrados.

«Aca hay muchas necesidades, a veces vemos que la gente sigue haciendo fila con su tupper aún con lluvia y con mucho frío, porque no tienen otra cosa para comer», explica esta joven mujer que desde hace varios años lleva adelante junto a su familia la difícil tarea de poner un plato de comida en la mesa de cada familia de la zona.

Lo que empezó hace años con una Copa de Leche, con el tiempo se convirtió en merendero para los chicos y hoy familias enteras van a buscar su vianda, ya que por la pandemia no pueden recibir a los vecinos y cada familia se lleva sus viandas. «Hoy estamos dando más comida que nunca, creció muchísimo la cantidad de familias que vienen y se forman hasta dos cuadras de cola», explica Norma al periodista Facundo Medina en #elvivodefacu en Instagram mientras recorre los carteles, los dibujos y las fotos de un comedor social que hoy no recibe gente pero que nunca dejó de alimentar a las familias del barrio.

«Estamos organizando el Día del Niño, queremos entregar 400 desayunos para todos los chicos, ya que muchos padres no tendrán nada para regalarles», cuenta esta verdadera heroína sin capa pero provista con el enorme poder del amor y explica: «estamos armando cajas decoradas con jugos, leche chocolatada, algún alfajor o pasta frola, pero nos faltan muchas cosas, apelamos a la solidaridad de todos los que puedan hacer donaciones de comida, juguetes, libros, materiales didácticos, útiles escolares y todo lo que sea necesario para que los chicos celebren su día como los de cualquier otro barrio».

El 16 de agosto Norma Rolón junto a su familia y el grupo de madres que colabora, espera brindar a los chicos del barrio un regalo que además pueda llenarles las pancitas. Para colaborar contactarse con Norma al 1132640070 o por redes sociales en Merendero Manitos Bondadosas.

Miralo acá:
https://www.instagram.com/tv/CDOq4WdAVho/?igshid=hjho43dv4t0c