Expectativas y angustia de trabajadores del Correo Argentino ante el brutal ajuste que quiere aplicar el Gobierno

Expectativas y angustia de trabajadores del Correo Argentino ante el brutal ajuste que quiere aplicar el Gobierno

Quieren echar a 4.000 trabajadores y cerrar 800 sucursales

En afán por cumplir con las metas fiscales, el Gobierno puso ahora la lupa sobre los números del Correo Argentino. El plan para equilibrar las finanzas del gigante estatal, incluiría fuertes recortes de personal y en cantidad de sucursales

El Gobierno analiza aplicar un brutal ajuste en el Correo Argentino que incluye despidos y el cierre de sucursales en todo el país, lo que habría generado divisiones entre funcionarios del oficialismo por el impacto que podría tener el recorte a pocas semanas de las elecciones legislativas.

El proyecto contemplaría recortar unos 4.000 empleos y cerrar unas 800 sucursales. La reducción estaría enfocada, sobre todo, en las ciudades de menos de 10.000 habitantes. La justificación del recorte es la búsqueda de cumplir metas fiscales.

En el Correo no negaron el plan de ajuste y rechazaron dar detalles. “Se está viendo con el nuevo Ministerio [de Andrés Ibarra] cuál va a ser el mejor plan de acción. Se armó un plan estratégico a cinco años, aprobado dos veces por el presidente Mauricio Macri.

El Correo paga cada mes, entre otros beneficios sociales, 126.205 jubilaciones y pensiones, 271.154 Asignaciones Universales por Hijo, 300.019 asignaciones familiares, 85.981 planes Progresar y 1072 seguros de desempleo. Estos servicios le exigen tener una infraestructura prácticamente en cada pueblo del país.

El Correo Argentino se ocupa además de la logística del inminente proceso electoral, que contempla los preparativos de los 14.500 establecimientos de votación y el traslado de las 98.700 urnas.