Frente Productivo Nacional:La violencia como consecuencia a un gobierno que construye agenda desde la producción y el trabajo

Comunicado: Desde el Frente Productivo Nacional respaldamos el camino de producción, trabajo y soberanía emprendido por el gobierno nacional de Alberto Fernández y repudiamos los constantes intentos desestabilizadores de un sector minoritario de la sociedad, que busca defender sus intereses económicos a toda costa.

En medio de la crisis mundial más grande de la historia moderna, el Gobierno se ha ocupado de cuidar la salud de toda la población construyendo hospitales y garantizando las condiciones de acceso al sistema sanitario para todos y todas. Asimismo, ha resguardado a los sectores más vulnerables con políticas públicas como el refuerzo de la AUH y el Ingreso Familiar de Emergencia (IFE); y sostenido a los sectores que producen y brindan empleo con programas como el de Asistencia al Trabajo y a la Producción (ATP), la moratoria ampliada, entre otros.

Se demuestra día a día que hay un horizonte y está fundado en la soberanía nacional. Se demostró ayer, en el lanzamiento de una línea de créditos blandos para la compra de motocicletas Royal Enfield de producción nacional y baja cilindrada que tengan un valor de hasta 200.000 pesos, que por primera vez en su historia fabricará en un segundo país. Decisiones que demuestran cómo se devolvió a un lugar central en la agenda pública al trabajo argentino y a la producción nacional.

Tener la decisión política de abandonar el paradigma de especulación financiera, que precedió a esta gestión y se extendió a lo largo de cuatro años, no es sencillo. Detrás de este negocio que queda en pocas manos existen sustanciales intereses económicos, que algunos no están dispuestos a resignar. Pero es necesario para que el país crezca y se desarrolle, con oportunidades para todos y todas.

No consideramos casual que días después de la exitosa negociación por la reestructuración de la deuda, que encabezó el ministro Martín Guzmán, desde el círculo rojo, en articulación con su brazo mediático, se haya impulsado temáticas de diversa índole para lacerar la imagen pública del gobierno del Frente de Todos. Con amenazas, con injurias públicas y con pronósticos de catástrofes para nuestra democracia, que el mismo pueblo que eligió a Alberto Fernández en las urnas impedirá que sucedan.

Tras el desastre que el gobierno de Cambiemos dejó para el país (con más pobreza, desocupación de dos dígitos, un PBI en retroceso, menos inversiones, casi el triple de inflación que recibió, una deuda externa exorbitante y un apretado acuerdo con el FMI) hoy sentimos que Argentina logró volver a ponerse de pie ante el mundo. Ahora es momento de ponernos en marcha, con el sector productivo como artífice y beneficiario de la reactivación económica.