Ha trascendido…

… que según los informes oficiales, para el ingreso a las canchas de fútbol, locales y visitantes deberán llenar una solicitud y tener vacunas aplicadas, pero creemos que esto será de aplicación para los reales futboleros, porque si se les pide a los barras bravas, seguro que les tirarán la solicitud por la cabeza y entrarán como «Panchos por su casa».

… que ya nada nos debe sorprender, pues las famosas «barras bravas» son los que sostienen en el poder a ciertos dirigentes en las instituciones, y en consecuencia, son «intocables» a pesar de que  los que tienen el poder, en comunicados públicos para la gilada o la tribuna, los condenen. Esto es un ejemplo de cómo juegan en el campo (que no es el de césped), sino en el terreno político interno. ¡Agarrate Catalina!!!

… que en una entrevista que realizó un periodista en una movilización, le preguntó a uno de los muchachos, a quién estaba apoyando y le respondió: «a mi me traen y yo respondo el jefe de la barra, lo demás no me interesa…». Así son las cosas, los llevan a respaldar a los jefes políticos del fútbol y no menos en algunos gremios, entre otros sectores. Sin dudas, gozan de cierta impunidad y no irán a la cárcel, porque de lo contrario, el jefe pierde poder y se le cae la estantería.