La batalla del conurbano

La batalla del conurbano

Facundo Medina para diario La Calle
facundomedina@gmail.com

 

El escenario dibujado por el todavía incierto resultado de las PASO plantea una polarización buscada desde el oficialismo y aprovechada también desde el cristinismo: el empate técnico que hoy marca el 95 por ciento de las mesas escrutadas en la provincia de Buenos Aires traza un camino hacia las legislativas de octubre que puede desnivelarse en el conurbano.

Si bien el oficialismo se impuso en gran parte del territorio bonaerense, el caudal de votos que proveen las secciones primera y tercera se convirtió en la principal batalla a ganar por parte de Cambiemos y de Unidad de Ciudadana, las dos fuerzas que quedaron mano a mano en la elección para senadores nacionales, más allá de lo que puedan sumar o restar 1 País y Cumplir durante los tres meses de campaña que acaban de comenzar.

La primera sección electoral cuenta con 24 municipios, entre los que figuran Morón, General Rodríguez, Merlo, Moreno, San Isidro, Tigre, Tres de Febrero y Vicente López entre otros, y aportó en estas primarias un total de 4.280.184  votos, mediante los cuales el frente Cambiemos se impuso con 34,10% (1.067.397 sufragios) por sobre Unidad Ciudadana que capitalizó el 32,22% (1.008.367).

La tercera sección electoral, el otro monstruo del conurbano, cuenta con 19 populosos partidos entre los que se encuentran Almirante Brown, Avellaneda, Berazategui, La Matanza, Florencio Varela, Lanús y Quilmes entre otros, que al momento aportó 4.271.491 votos. En esta sección la diferencia alcanzada por Unidad Ciudadana es mayor que la conseguida por el oficialismo en la primera sección. Cuando restan computarse el 5% de las 12.287 mesas, Cristina Kirchner alcanza un porcentaje de 39,45 por ciento de los votos (1.228.685 sufragios), mientras que Esteban Bullrich consigue el 28,60% (890.837).

Casi nueve millones de votos chocarán en octubre en la gran batalla del conurbano, en una elección en la que todavía resta saber cómo se moverá el voto útil, es decir, cómo jugará el electorado que votó a alguna de las fuerzas que quedaron lejos de la pelea, como 1 País y Cumplir, en virtud de hacer valer su voto hacia un lado u otro de la brecha. Muchos especialistas advierten la volatilidad de estos votos, sobre todo en las bases y no tanto entre los dirigentes, y los dos frentes que se mantienen en firme competencia saldrán a la caza de estos electores.

El escrutinio final determinará qué fuerza consiguió más votos, pero no desarticulará una pelea mano a mano entre Cambiemos y Unidad Ciudadana que puede tener su punto de inflexión en el conurbano, donde se desarrollará la gran batalla de octubre.

F.M.