La primera dama Fabiola Yáñez visitó el centro cultural Abuela Elvira

La primera dama Fabiola Yañez visitó el Centro Cultural y comedor comunitario Abuela Elvira ubicado en uno de los barrios más humildes de Avellaneda.

Pero no era la primera vez que recorría el lugar, ya que en septiembre de 2019 -cuando su esposo Alberto Fernández era candidato a la presidencia de la Nación-, llegó en forma silenciosa y anónima al local de  Carabelas 4617 de Villa Dominico, cargada de regalos y abrazos para los niños. Su compromiso con la realidad que se vive todos los días en ese lugar del Conurbano bonaerense, la llevó a brindarles insumos indispensables para su cocina y la incorporación de tres cursos sobre Educación Financiera, Medio Ambiente y Bomberos, a través de la Fundación Banco de la Nación Argentina donde ejerce la presidencia honoraria.

Y nuevamente se multiplicaron los abrazos y las sonrisas. Y los regalos en forma de dibujos que los niños realizaron especialmente para emocionar a Fabiola.

«El jueves asistí al centro cultural Abuela Elvira en Villa Domínico que funciona como comedor y merendero. Además ofrece capacitaciones de formación profesional y acompaña y asiste con equipamiento a personas con discapacidad. Desde la Fundación Banco de la Nación Argentina brindamos insumos para su cocina y colaboramos con la incorporación de tres cursos sobre educación financiera, medio ambiente y bomberos», señaló la Primera Dama en sus redes sociales y agregó: «Feliz de haber compartido una tarde junto a las niñas y niños que concurren a diario para recibir su merienda. Disfrutamos juntos de un show de magia y me regalaron dibujos hechos por ellos.

Por su parte, Verónica Juárez, impulsora y motor principal de Abuela Elvira, expresó: «Qué honor recibir nuevamente a nuestra Primera Dama, gracias por tu compromiso con los que más necesitaron en pandemia, gracias por no abandonarnos y permitirnos seguir soñando. Pasamos de entregar 500 viandas a 380 porque en este último tiempo muchas familias consiguieron trabajo y ya no las necesitan. Siguen viniendo al centro, pero como colaboradores».

«Agradezco la cálida recibida de la comunidad de Villa Domínico y espero reencontrarnos muy pronto, porque la historia de Abuela Elvira es un ejemplo de compromiso y de solidaridad por un presente mejor», cerró su posteo la Primera Dama.

marta portilla/diario La Calle