Los menores y la ley criminal

Se esta debatiendo, al menos socialmente, la problemática de la baja de
imputabilidad de los menores de 16 años, hasta llegar a los 14. Opinan los periodistas, muchos de ellos con sólidos conocimiento en la materia generados con años de investigación; los psicólogos; los médicos
psiquiatras; los sociólogos, entre otros.

Pero los que mas alzan la voz son aquellos ciudadanos que han sido
víctimas de un delito violento, en especial en los casos que el delincuente era justamente un menor de edad. Los abogados debemos tener una visión equilibrada en este asunto, como en todos aquellos que llegan a nuestro conocimiento, a través del ejercicio de nuestra profesión.

Quienes están a favor de la baja de imputabilidad, sostiene que es
necesario para bajar los índices de criminalidad ejercida por personas de
entre 14 y 16 años de edad (recordemos que en la actualidad la ley penal
juvenil sanciona solo a aquellos que han cumplido 16 años al momento de
consumar el delito).

Se trata, por lo general de personas de clase media y alta, que muy
genuinamente pretenden vivir en una sociedad donde se establezcan premios y castigos para las conductas de los seres humanos. Así, con un criterio muy atendible se manifiestan diciendo que una persona de 14 años puede comprender perfectamente la criminalidad del acto, cuando le quita la vida a otro ser humano, por ejemplo en le marco de un homicidio en ocasión de robo.

Sin embargo no esta nada claro que la penalización a partir de los 14 años
fuese la solución para la prevención de los delitos graves.

Esto es así toda vez que el Código Penal es por naturaleza una herramienta
de penitencia y sanción, para aquellos que ya han cometido un delito, pero
nunca un instrumento disuasivo para los que piensan cometer un homicidio, por ejemplo.

Es decir que el Código Penal, se aplicará como paliativo de los delitos ya
cometidos para pretender que el delincuente retribuya a la sociedad el
daño que ha generado. Esa retribución se hará en un estableciendo
carcelario y durante un determinado tiempo, en el cual Estado pretenderá
resocializar al reo.

De esta forma, con la baja de imputabilidad, tendremos mas personas
incluidas en el sistema judicial y carcelario, pero no veo la posibilidad
cierta en que se advierta una baja en el índice de criminalidad callejero.

Si lo que se persigue, con la baja de imputabilidad, es conseguir mas
sanciones carcelaria, vamos bien. Pero no alberguemos inútil, y
erróneamente otro tipo de expectativas.

Dejo en claro que, a mi modo de ver, es cierto que a los 14 años de edad
se tiene el discernimiento suficiente para comprender la criminalidad de
un asesinato, pero no por ello dejo de advertir a la sociedad que el
Código Penal no ha se ser la solución mágica y salvadora para esta
problemática.

Hugo Lopez Carribero
Abogado Penalista