Los niños que practican Yoga aprenden a valorar el mundo natural que los rodea

Yoga para niños en Sarandiarte

Los niños que practican Yoga aprenden a valorar el mundo natural que los rodea

«Practicar Yoga desde muy temprana edad tiene innumerables beneficios, porque  el niño aprende a relacionarse con su cuerpo, con su espíritu y con sus emociones», señala la instructora Eugenia Ruesja.

«La postura corporal y la respiración, son dos condiciones importantísimas para que el niño desarrolle y las incorpore a su vida cotidiana en forma natural. Si los chicos aprenden a respirar correctamente, mejorarán el funcionamiento del aparato respiratorio, lo que los llevará a calmar la mente, las emociones y los pensamientos. Se conectarán más profundamente con su ser interior y con el mundo natural que los rodea», prosigue Ruesja, que dicta sus clases en el Espacio Cultural SarandiArte, ubicado en el Club Bernasconi, Salto 63 de Sarandí.

Las posturas como un juego

Prosigue la instructora: «Los adultos pueden pensar que un niño no puede quedarse unos minutos quieto, en forma serena, especialmente si el niño es hiperactivo, sin embargo, se asombrarían al verlos en una clase, porque el yoga no es un ejercicio de competición, por lo tanto no hay agresividad y se concentran mejor, sin aburrirse, porque las posturas están inspiradas en elementos de la naturaleza: animales, plantas, et. y los chicos lo incorporan como un juego: El Gato, El Árbol, El rugido del león, y otros, lo hacen divertido y al mismo tiempo lo ayudan a entrar en sintonía con su cuerpo y con su ser interior».

Las clases se dictan todos los miércoles a las 17:30 hs. y se pueden inscribir de lunes a viernes en SarandiArte, Club Bernasconi, Salto 63, Sarandí. o por mail a: sarandiarteespaciocultural@gmail.comLos aranceles son muy accesibles.