Lucha contra el COVID-19: un centro de simulación médica enseña a entubar pacientes y prueba respiradores

 El centro de simulación capacita a médicos sobre cómo entubar a pacientes enfermos de coronavirus, a través de la práctica con muñecos que reproducen la fisiología humana; y además prueba los prototipos de respiradores que, en el marco de la emergencia, desarrollan universidades nacionales.

Se trata del Centro de Simulación «Inspire», de la Federación Médica de la Provincia de Buenos Aires (Femeba) que brinda a los médicos la posibilidad de capacitarse con simuladores para reducir posibles daños que estas prácticas invasivas como la entubación pudieran producir a personas reales.

El Centro tiene salas con simuladores virtuales y maniquíes anatómicos con reacciones realistas; además de un laboratorio donde se imprimen en 3D aquellas partes con las que deben practicar.

El director del Centro Inspire, Juan Ignacio Cobián, explicó a Télam que «los equipos de salud se entrenan mediante la simulación, donde se crean escenarios de alta fidelidad, en un ambiente seguro para el personal de salud y los pacientes, que abarca todas las especialidades».

«Una situación que se planteaba (sobre el COVOD-19) era que en algún momento iban a faltar recursos humanos entrenados para entubar pacientes y que era necesario entrenar en esa habilidad», puntualizó Cobián.

El médico remarcó que «la habilidad de entubar lleva tiempo, tiene una curva de aprendizaje y es una tarea donde el profesional debe ponerse cerca de las vías aéreas del paciente enfermo, lo que lo hace muy peligroso por el alto riesgo de contagio».

«Ya estamos capacitando a profesionales en el distrito de General Lamadrid donde uno de nuestros instructores diseñó lo que llama videolaringoscopios con videos 3 D», explicó.

Por su parte, en el Centro de Simulación ubicado en La Plata, se están probando respiradores mecánicos diseñados por diferentes  universidades nacionales para hacer frente a la pandemia.

«Colocamos los respiradores a nuestros simuladores maniquíes y veíamos la interacción con el ventilador y los simuladores», detalló. «Lo bueno es que a estos simuladores los convertimos en pacientes normales, sanos, sedados conectados a ventiladores y también diseñamos pacientes con infección grave por coronavirus y veíamos cómo podían responder a los ventiladores», destacó.  (InfoGEI