Se conmemoran 59 años del fallecimiento de Adrián Alciro Santos

Se conmemoran 59 años del fallecimiento de Adrián Alciro Santos

El 4 de noviembre de 1958 fallecía Don Adrián Alciro Santos, fundador del diario La Calle. Había creado, en 1946, un medio de prensa local que nacía como órgano independiente para darle voz a los que no la tenían, en una ciudad donde imperaban dos grandes rotativos: La Opinión de tendencia netamente conservadora y La libertad de orientación radical, lo que implicó que debiera luchar contra trabas económicas dominantes, en medio de un gran cambio que experimentaba el país en todos los niveles, y un nuevo ingreso de concejales al HCD, que irrumpía en medio de un dominio político muy difícil de revertir. Allí estaba la voz de La Calle para dar a conocer lo que otros no difundían.

En su temprana desaparición tuvieron mucho que ver los efectos de los viejos talleres donde la contaminación plúmbica era inevitable a lo que se le sumó una lucha titánica, con las dificultades que imponía un nuevo competidor periodístico, sin apoyo oficial. Contaba solamente con el aliento del pueblo, por lo que se convirtió, en muy poco tiempo, en la voz vecinal.

Años después, un nuevo revés aparece en el camino de La Calle, cuando un ex intendente, asociado con dos profesionales del derecho, fundan un nuevo diario, el cual contaba con el apoyo oficial, mientras que La Calle fue excluido por su independencia de criterio, hasta que el ex intendente, dueño del nuevo medio, fue expulsado del HCD por el negociado de los pavimentos, en la sesión del 4 de diciembre de 1964.

Luego del fallecimiento de su fundador, su hijo, Néstor Luis Santos asumió la responsabilidad de continuar con los lineamientos fundacionales del diario, a pesar de todas dificultades económicas y políticas que debió soportar por llevar adelante los códigos de ética y no desviarse del camino que impuso su padre. Para esto, jugó un rol muy importante la esposa del fundador, María Luisa Laurenza de Santos, quien en todo momento alentó a su hijo en su difícil tarea.

En este nuevo aniversario sus hijos Juan Enrique, Víctor Alfredo, Néstor Luis, demás miembros de familia y quienes lo conocieron y recuerdan, elevan una oración por su eterno descanso.