Tras suba de combustibles, la CAME alertó que «se hace difícil cumplir con el objetivo de bajar la inflación»

Tras suba de combustibles, la CAME alertó que «se hace difícil cumplir con el objetivo de bajar la inflación»

La Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME) advirtió ayer que «se hace difícil cumplir con el objetivo de bajar la inflación», al argumentar que el aumento de combustibles impactará en los precios.

El presidente de la entidad, Fabián Tarrío, aseguró: «Nos
preocupa que en la industria manufacturera y el comercio los
mayores costos del transporte impactarán negativamente sobre la
rentabilidad empresaria, sobre todo en aquellas compañías que no
los puedan trasladar a los precios».
Luego de que los combustibles aumentaran entre 6% y 7,2% en
las estaciones de servicio de la Capital Federal y el Conurbano,
la CAME advirtió que «se hace difícil cumplir con el objetivo de
bajar la inflación».
«Este nuevo aumento golpea fuerte al sector pyme, que no
consigue recuperar competitividad, sobre todo cuando la presión
fiscal es la más alta de la región y los costos de combustibles
descendieron en los países que compiten en la exportación»,
consideró la confederación en un comunicado.
Sin embargo, Tarrío evaluó que la nueva suba «no fue una
decisión del Gobierno», al argumentar que se trató de «un acuerdo
firmado en febrero de este año entre productores de petróleo y
refinadores para que 2017 sea el camino de transición de libertad
de precios en el 2018».