Una familia santafesina creó una fábrica de biodiésel para consumo propio

Una familia santafesina creó una fábrica de biodiésel para consumo propio

 

Viven en un campo cercano a la comuna de San Francisco y se sustentan con el biocombustible a base de soja que producen.
Tuvieron la inquietud de armar una planta de biodiésel para fabricar su propio combustible abasteciendo a las maquinarias, herramientas y camionesque utilizaban para la labor agrícola, siendo los únicos en la zona.

Martín Guarnieri, el mayor de los cinco hermanos relata: “Hace más de seis años formamos Los Cuervos SA, por ser hinchas de San Lorenzo. Primero armamos una fábrica de aceite y speller y comenzamos a vender en la zona procesando la producción. Nos llevamos bien y trabajamos en familia, espero poder toda la vida trabajar con mis hermanos”.

Martín cuenta que su formación es agrotécnica secundaria y que a la hora de encarar el proyecto, al no tener referencias cercanas, fueron a Justo Daract en San Luis donde fabrican biodiesel para consumo propio y pudieron capacitarse extrayendo información sobre los requisitos básicos para producirlo.

“La fábrica la compramos en Reconquista. Podemos hacer 1800 litros cada 8 o 10 horas que es lo estipulable para dejarlo decantar al biodiésel. Tiene un reactor, un calentador, un mini reactor donde se mezcla el alcohol y metilato. El proceso es sencillo, hay que tener mucho cuidado con el aceite que tiene que estar bien desgomado y no tener acidez, tiene que ser neutro”, detalla Guarnieri.

El biodiesel que producen es a base de aceite de soja: “Procesamos la soja que sembramos nosotros, el speller de soja que se usa como proteína base para elaborar el alimento balanceado que lo vendemos a clientes conganado apícola, porcino y bovino, y el aceite una parte va para consumo propio y el resto para venta.”

La realidad que los atraviesa es que el mercado es muy pequeño ya que producir el combustible es caro; el costo es parecido al gasoil. “Actualmente le vendemos a una empresa de Venado Tuerto para producir coadyuvantes. Nos orientamos con los precios a través del sitio web de la Bolsa de Comercio de Rosario y luego si busco alguna herramienta o maquinaria, consulto los sitios de venta online del agro”, afirma.

Por otro lado, el productor plantea que tienen varios inconvenientes a la hora de producir: “Se corta la luz continuamente, cuando pasan más de tres horas sin electricidad nos afecta las prensas y los motores de la fábrica. Además pagamos cara la energía, a pesar de que la cooperativa eléctrica nos sacó un porcentaje que nos cobraban por el alumbrado público”.

Según el productor, “la gente le tiene miedo al biodiésel, que le rompa cosas, pero nosotros hasta ahora no lo mezclamos no hemos tenido ningún problema. La excepción es que si hace frío tenés que usar algún aditivo para que no cambie la densidad sino se pone más pesado.”

Finalmente, como productor joven reflexiona: “Hay poca juventud en el campo, los chicos no le dan importancia y lo que pasa es que cuesta conseguir gente buena y capacitada para el campo, en el sentido que no les interesa tener un trabajo fijo. Hay desinterés por el campo, incluso entre los mismos productores, la realidad es que no nos brindan los servicios suficientes para continuar viviendo en el campo”.

Fuente: Agencia Agrofy