lunes 24 de junio de 2024 - Edición Nº363

Sociedad | 8 nov 2023

Tras años de restauración, 100 pasteleros se reunieron para reivindicar la emblemática Confitería del Molino

Osvaldo Gross, Dolli Irigoyen y Luciano García, entre otros chefs, festejaron el Día del Pastelero argentino y la pronta reinauguración de uno de los lugares más icónicos de la Ciudad de Buenos Aires.


No hay dudas de que la Confitería del Molino es uno de los emblemas de la gastronomía argentina. Y, como si fuera poco, 100 chefs de todo el país se reunieron para reivindicarla después de años de restauración y celebrar, por primera vez en la historia, el Día del Pastelero Artesanal.

La cita fue el miércoles pasado y tuvo como objetivo reconocer el trabajo de los cocineros que no sólo deleitaron miles de paladares, sino que también dejaron una huella imborrable en la pastelería nacional. Osvaldo Gross, Dolli Irigoyen, Luciano García y los integrantes del equipo Pampa, entre otros, participaron del reencuentro y mostraron su emoción por volver a pisar la icónica pastelería.

“Estar en del Molino significa ver las generaciones que me precedieron y las que uno fue formando unidos por la misma pasión que es la pastelería. Es un placer poder compartir el sentimiento que nos une”, contó a TN Gross, quien se consagró desde hace décadas como uno de los grandes maestros pasteleros del país.

Además, el pastelero y conductor Luciano García agregó: “A este edificio lo recuerdo hace 21 años cuando llegué a Buenos Aires y me intrigaba saber la magia que había y hoy estoy totalmente sorprendido”.

Es que la mítica Confitería de la Ciudad de Buenos Aires cerró sus puertas en 1997, y, por una cuestión etaria, muchos de los pasteleros que fueron condecorados eran muy pequeños o ni siquiera habían nacido. Entonces, tras la expropiación por parte del Congreso y la histórica restauración, pudieron vivir en carne propia la “magia” que se vive en el lugar que fue una escuela para los mejores del país.

Sin embargo, Dolli Irigoyen recordó a este medio cuáles son los legendarios postres de la pastelería nacional que surgieron en las cocinas de la calle Callao: “En del Molino era todo rico porque tenía la parte de masa fina, tortas pero había cosas más tradicionales. Ya te digo, el Imperial ruso todo con un merengue fantástico, con dulce de leche, con cremas y los hojaldres eran maravillosos”.

Cómo fue el reconocimiento al equipo Pampa en la Confitería del Molino

Durante el encuentro, también fueron reconocidos los integrantes del Equipo Pampa, la Selección argentina de pastelería que representó al país en la Coupe du Monde de Pâtisserie, en Lyon, donde la celeste y blanca consiguió entrar en el top 10 de los mejores del mundo.

Su capitán, Néstor Reggiani, quien también preside la Cámara de Confiterías, se mostró emocionado por los elogios y aseguró: “Estar en el equipo Pampa es la frutilla del postre para la carrera de cualquier pastelero. Es representar a tu país, que es lo más hermoso que te puede pasar”.

“Es un honor y un placer compartir con tantos grandes de la pastelería. La verdad que nunca me hubiese imaginado estar con tantos grandes profesionales, y que se reconozca eso y me den ese lugar, para mí es muchísimo”, sumó Matías Dragún, que también lidera el equipo.

Argentina es uno de los mejores países en pastelería en el mundo. No solo por el dulce de leche, que marca la industria nacional, sino también porque logra sintetizar las raíces españolas e italianas, y darle su propia impronta, de excelente nivel”, cerró, por su parte, Luis Hlebowicz, Secretario General de la Federación de Trabajadores Pasteleros.

Por  (TN)

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
Más Noticias

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias