domingo 03 de marzo de 2024 - Edición Nº250

País | 10 dic 2023

Milei juró en el Congreso y ya es Presidente de la Nación

Javier Milei juró este domingo como Presidente de la Nación, en el marco de la Asamblea Legislativa reunida en el recinto de la Cámara de Diputados, donde recibió los atributos de mando de parte del mandatario saliente, Alberto Fernández, para ejercer la presidencia por los próximos cuatro años


La asunción de Milei (53) fue de las ceremonias más breves desde el retorno a la democracia, hace exactamente 40 años, y la primera en la que un jefe del Estado no pronuncia un discurso ante los legisladores y legisladoras, sino que eligió hablar desde las escalinatas del Congreso.

Minutos antes de las 12, Fernández de Kirchner tomó juramento a Milei, quien utilizó la fórmula por "Dios, por la Patria y sobre estos Santos Evangelios", tras lo cual el presidente saliente Alberto Fernández le colocó la banda presidencial y le entregó el bastón de mando.



Luego de un saludo protocolar, Milei se acercó a saludar al exmandatario Mauricio Macri, quien estaba sentado junto a otros expresidentes como Eduardo Duhalde y Adolfo Rodríguez Saá y los designados ministros de su gabinete, que estaban ubicados en los palcos ubicados al lado estrado presidencial del recinto de la Cámara baja.

Posteriormente, Victoria Villarruel juró con la misma fórmula como Vicepresidenta de la Nación para los próximos cuatro años y agradeció la presencia de los legisladores e invitados que habían participado de la sesión. "Hoy es un día histórico, un momento que quedará para siempre en nuestros corazones", expresó Villarruel y dio por concluida la Asamblea Legislativa.

El acto de asunción fue austero y el clima que prevaleció entre los miembros del gobierno saliente -tanto en el caso del presidente Alberto Fernández como de la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner- fue de cordialidad tanto con Milei como con Victoria Villarruel.

Milei llegó a las 11.45 acompañado por su hermana, Karina Milei, desde el Hotel Libertador, donde se aloja desde que triunfó en el balotaje realizado el pasado 19 de noviembre, cuando venció por el 55,65 por ciento de los votos al entonces candidato de Unión por La Patria, Sergio Massa.

Al ingresar al Congreso, Milei firmó el libro de honor del Congreso de la Nación con la arenga "Viva la Libertad, carajo", antes de ingresar a la Asamblea Legislativa en la que juró y recibió los atributos del mando. A su lado, la ahora flamante vicepresidenta, Victoria Villarruel, escribió en el otro libro: "Todo por Argentina, Victoria".

Luego, Milei y Villarruel observaron el ejemplar original de la Constitución Nacional y pasaron al hemiciclo de la Cámara de Diputados para prestar juramento, como es de rigor, ante la Asamblea Legislativa.

Discurso desde las escalinatas de Congreso

Desde las escalinatas del Congreso de la Nación, el flamante mandatario afirmó que su gobierno dará por "terminada una larga y triste historia de decadencia", comenzando "el camino de reconstrucción" de la Argentina. "Tengo que decírselos de nuevo: no hay plata", señaló.

Anunció que "comienza una nueva era en la Argentina" que dará por terminada "una larga y triste historia de decadencia y declive", a la vez que subrayó que "no hay alternativa posible" a la de aplicar medidas de "ajuste" y "shock" que impactarán "de modo negativo sobre el nivel de actividad económica, empleo, salarios reales y cantidad de pobres e indigentes".

"Sabemos que de corto plazo la situación empeorará, pero luego veremos los frutos de nuestro esfuerzo habiendo creado las bases de un crecimiento sólido y sostenible en el tiempo", dijo Milei en un mensaje pronunciado al aire libre desde las escalinatas del Congreso, de cara a miles de personas que agitaron banderas argentinas.

Durante unos 35 minutos, que en su mayoría fueron dedicados a un análisis de la situación económica del país, Milei brindó su discurso tras la jura y la recepción de los atributos de mando en la Asamblea Legislativa que se desarrolló en el recinto de la Cámara de Diputados.

En su mensaje, detalló que "ningún gobierno ha recibido una herencia" económica "peor" de la que le tocará al suyo y destacó que la saliente gestión de Alberto Fernández dejó "plantada una inflación" potencial "de 52% mensual" y "15.000% anual".

"Nos han dejado plantada una hiperinflación. Vamos a luchar con uñas y dientes para erradicarla. Vamos a hacer los máximos esfuerzos posibles para impedir esta catástrofe" que dejaría al "90% de la población en pobreza" y al "50%" de ella, en la indigencia, explicó.

Y agregó: "Hoy comienza una nueva era en la Argentina. El desafío que tenemos por delante es titánico". Y sostuvo que los argentinos deberán afrontar un período de estanflación, la combinación entre altos niveles de inflación y caída de la actividad económica. "Tengo que decírselos de nuevo: no hay plata", sentenció.

El ajuste que pondrá en marcha, según advirtió, "impactará de modo negativo sobre el nivel de actividad, empleo, salarios reales y cantidad de pobres e indigentes", aunque prometió que, "a diferencia del pasado, caerá casi totalmente sobre el Estado y no sobre el sector privado".

"En estos días mucho se ha hablado de la herencia que vamos a recibir. Dejen que sea muy claro en esto: ningún gobierno ha recibido una herencia peor que la que estamos recibiendo nosotros. El kirchnerismo, que en sus inicios se jactaba de tener superávit gemelos -esto es superávit fiscal y externo- hoy nos deja déficit gemelos por 17% del PBI (Producto Bruto Interno)", resaltó.

Milei reiteró que el escenario económico de "estanflación" que vivirá la Argentina "no es algo muy distinto a lo que pasó en los últimos 12 años, cuando el PBI per cápita cayó 15% en un contexto donde acumulamos 5.000% de inflación".

En materia social, refirió Milei, el país que recibe tiene a la mitad de la población en la pobreza y "con el tejido social completamente roto. Más de 20 millones de argentinos no pueden vivir una vida digna porque son presos de un sistema que lo único que genera es más pobreza", evaluó.

Además, cuestionó la política sanitaria implementada para enfrentar a la pandemia de Covid-19, un momento en el que, opinó, "si los argentinos hubiéramos hecho las cosas como la media de los países del mundo, hubiéramos tenido 30,000 muertos. Gracias al 'Estado que te cuida' y su ineficiencia, 130,000 argentinos perdieron la vida", afirmó.

El nuevo jefe de Estado también se comprometió a luchar contra el delito, especialmente el narcotráfico en la ciudad santafesina de Rosario.

"El narcotráfico se apoderó de nuestras calles y las fuerzas de seguridad han sido humilladas y abandonadas" durante los últimos años. "Se acabó con el 'siga, siga' de los delincuentes", advirtió.

Milei también señaló el "deterioro" educativo del país, donde "el 84% de nuestros chicos no termina la escuela en tiempo y forma" y, "a su vez, el 70% de los que sí terminan no puede resolver un problema de matemática o comprender un texto. Si se levantara (Domingo Faustino) Sarmiento y viera qué hicieron de la educación...", dijo con tono reflexivo.

Sarmiento no fue el único expresidente que Milei mencionó en su discurso; en otro tramo, citó "una frase sobresaliente" de quien consideró "uno de los mejores presidentes de la historia argentina, Julio Argentino Roca: 'Nada grande, nada estable y duradero se conquista en el mundo cuando se trata de la libertad de los hombres y del engrandecimiento de los pueblos, si no es a costa de supremos esfuerzos y dolorosos sacrificios'".

Sin embargo, no hizo referencia al período de 40 años de democracia ininterrumpidos que se celebran este domingo en recuerdo de la asunción de Raúl Alfonsín tras la dictadura cívico militar que gobernó entre 1976 y 1983.

Pese a eso, Milei mencionó que sus medidas al frente del gobierno tienen éxito, será "el último mal trago" que soportará la sociedad antes de "comenzar la reconstrucción de la Argentina. Habrá luz al final del camino", prometió.

 

 

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
Más Noticias

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias