sábado 25 de mayo de 2024 - Edición Nº333

Avellaneda | 30 abr 2024

LOS DIRIGENTES SINDICALES OPINAN

Orlando Machado: "Ajustes y Aprietes"

El Gobierno Nacional cumplió cuatro meses de gestión, en los cuales agravó todos los indicadores sociales y laborales buscando alcanzar el déficit cero y bajar la inflación. En apenas un cuatrimestre, generó más de tres millones de pobres nuevos y destruyó el poder de compra de salarios y jubilaciones de manera inédita, consecuencia de liberar todos los precios. A la vez, boicotea las discusiones paritarias, negándose a homologar ciertos acuerdos, que siempre fueron libres y que ahora, bajo la administración libertaria, ya no lo son tanto.


Nadie desconoce la herencia recibida en materia económica y social, ni la necesidad de reorganizar el Estado en todos sus niveles. Pero es muy difícil tener éxito empleando las mismas recetas fracasadas de gobiernos pasados, dividiendo aún más a la sociedad, insultando y denigrando a todo aquel que no piense como los que hoy gobiernan.

 Algunos indicadores económicos son alarmantes, nos retrotraen a registros de la pandemia, o al 2001. Pero a diferencia de aquellas   coyunturas excepcionales, hoy el Estado está en retirada, dejando librada la suerte de millones de compatriotas a las fuerzas del mercado, imponiéndose de facto una insensible “ley de la selva”. Lo que garantiza, así, una transferencia de ingresos escandalosa a los sectores empresarios y económicos más concentrados de la Argentina, con la ingenua esperanza de un futuro de inversiones.

El violento DNU promovido al inicio de la gestión nos obligó, como dirigentes sindicales, a tomar medidas urgentes para defender derechos adquiridos a lo largo de décadas de lucha y consensos. En ese sentido, el Gobierno Nacional no solo busca destruir salarios y jubilaciones sino también a las organizaciones sindicales y sociales de la clase trabajadora.

En este panorama desolador, desde el Sindicato de Empleados de Comercio de Lanús y Avellaneda acompañamos más que nunca a nuestros afiliados y afiliadas. Como también lo hacemos con la obra social OSECAC, con aportes directos para sostener servicios y prestaciones, descuentos en medicamentos que llegan hasta el 80 por ciento. Con la mayor creatividad posible, promovemos reintegros y subsidios que en conjunto representan un verdadero “salario diferido”.

Como dirigentes sindicales conversamos diariamente con el sector comercial, preocupadísimo por los incrementos demenciales del costo de los servicios públicos que representan otro ataque a la sustentabilidad de negocios e industrias.

Ante la destrucción de fuentes laborales, la no renovación de contratos y el recorte de horas, estamos en estado de alerta, acompañando las decisiones y medidas de la CGT y la Federación Argentina de Empleados de Comercio y Servicios (FAECyS), la cual viene cerrando paritarias muy complejas, todo un signo de la magnitud de la crisis económica que estamos viviendo.

Muy pronto conmemoremos un nuevo 1º de Mayo, en un momento bisagra de la historia nacional. Como dirigentes sindicales y políticos, debemos estar más que nunca a la altura de los desafíos actuales y por venir, en un mundo convulsionado. Comprometidos con la democracia y el coraje que nos identifica, vamos a volver a levantar la Argentina, respaldados en la historia grande del movimiento obrero nacional.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
Más Noticias

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias